Blogia
miramar

Hombre no querer a hombre

Hombre no querer a hombre

Hace años conocí un hombre. Era un hombre alto, educado, amable. Era un hombre de bien que vestía camisa de Pierre Cardin y pantalón Levi’s. Era un hombre que apenas chapurreaba el castellano.

Había llegado de la lejana Alemania traído por su afán de ampliar su cultura topográfica. Había venido a pasar unos días y se quedó toda una vida, prendado por lo que sus ojos contemplaron: una tierra, un mar, llenos de color y de vida. Vida que llenó sus necesidades espirituales.

La gente del lugar lo conocía y sabía de él. Sabía que dejó el hostal e, instalado en una roca, trabajó la piedra e hizo su museo. Sabían que disfrutaban de sus razonamientos, de sus palabras, de sus gestos. Y él sabía de la gente del lugar, de su gente.

El tiempo no se detiene y, después de haber disfrutado de nuestra tierra, un día nos dejó el amante del amor.

Han pasado ya algunos años y, aún hoy, resuenan sus palabras en mi mente:

hombre no querer a hombre.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

lili -

me adhiero a brisa, es lo mejor...

Brisa -

"Una imagen dice más que mil palabras", y "hombre no querer a hombre" es triste.... Ojalá hubiera más amantes del amor, habrá que convertirse en uno, para que no se extingan, es la única forma, convertirse en uno. Un beso.

Miramar -

"hombre no querer a hombre"

Entonces no comprendí su significado. Hoy sí puedo hacerlo.

---
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres