Blogia
miramar

Picasso

Picasso Vuelve a llover.
Miro un pequeño cuadro, imitación de un Picasso.
Y me pierdo en él.

En la sala, personas situadas a cientos o miles de kilómetros. A veces a años luz de distancia.

Almas vagando en silencio invadidas por la emoción y el misterio.
Y los que se atreven a la provocación.
También los vendedores de la nada.
Los infantilistas.

No me niegues que no es inquietante la oferta. En efecto, lo es.

Sigue lloviendo.
Sigo mirando el cuadro.
Y me pregunto dónde estará esa línea divisoria que separa lo ético, lo correcto, lo válido,... de lo que no lo es.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres