Blogia
miramar

Picasso

Picasso Vuelve a llover.
Miro un pequeño cuadro, imitación de un Picasso.
Y me pierdo en él.

En la sala, personas situadas a cientos o miles de kilómetros. A veces a años luz de distancia.

Almas vagando en silencio invadidas por la emoción y el misterio.
Y los que se atreven a la provocación.
También los vendedores de la nada.
Los infantilistas.

No me niegues que no es inquietante la oferta. En efecto, lo es.

Sigue lloviendo.
Sigo mirando el cuadro.
Y me pregunto dónde estará esa línea divisoria que separa lo ético, lo correcto, lo válido,... de lo que no lo es.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres