Blogia
miramar

Mi viaje particular

Mi viaje particular

Después de una nutritiva cena, al fijarme en mi cara, en el espejo del pasillo, me di cuenta que estaba pálida. Me envolvió una sensación de abatimiento en ese mismo instante. Y me pregunté por qué tendría yo un espejo en el pasillo.

No soy de ese tipo de personas que sabe ocultar sus sentimientos, enmascarándolos. Así que consciente del efecto sedante que ejercen sobre mí esos largos paseos que acostumbro a hacer cuando tengo tiempo y ganas, decidí cruzar la frontera. La de la puerta de casa. Fuera seguro encontraría ese consuelo que tanto necesitaba.

Pero no. Lo que encontré fue a mi vecino paseando a su perro. Que me saludó y luego se dirigió al cánido, en un claro gesto de no saber qué decirme.

Emprendí mi viaje particular. Y en él, no fue el hermoso canto de un jilguero el que me arrulló mientras paseaba. Fue el chillido de una gaviota el que me hizo estremecer. Son los impuestos que hay que pagar por vivir en una ciudad costera, pensé.

Pero sí experimente esa sensación de paz que anhelaba. Cientos de lunas proyectaban su haz de luz sobre el suelo. Miles de colores resplandecían con luz propia a mi alrededor. Así que me quede mirando el momento para que mis sentidos tomaran conciencia de lo que necesitaban.

En ese instante supe dónde estaba. El negocio de la señora Benedicta, a pesar de que sus paredes no están recubiertas de tapices del siglo XVI, ni posee grandes ventanales, tiene en sus estanterías verdaderas obras de arte, por lo menos en cuanto a lo dulce que se desprende de ellas.

Al final me decidí por uno de los chupa chups de la tienda de golosinas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Miramar -

Siempre seré fiel al chocolate en sus distintas manifestaciones, aunque ¿quién se resiste a las estimulantes golosinas en sus distintas formas, tamaños y colores -lunas, pies, manos...-.

Y Mirella, la amistad es ese gran tesoro que, bien cultivado, engrandece a las personas.

Por cierto, Brisa, gracias por el Chupa chup. Vendré más a menudo por la tienda... si es gratis...¡hay que aprovechar!.

---

MIRELLA -

GRACIAS!!!!!....la verdad jamas hice nada con este afan, eh!! de que publiques nuestra amistad, la verdad HONRAS A MI PERSONA con tan delicadas palabras, pues maravilloso hombre para hacerlo y mas por no esconder tus sentimientos al igual que yo...gritare siempre mi
amor hacia ti sin reparo alguno pues cuando va limpio y puro sin disfrazar ningun sentimiento negativo es maravilloso ENTREGARSELO a alguien llamado "amigo"....
y tu articulo tan igual como tu, acertado, gracias por dedicarmelo...besos, y ya sabes que te quiero muchisimo..
muacks, tu amiga del alma...

y si, todo es tan igual como .. hasta pronto, te quiero.

Hija de la Luna -

Maravilloso viaje en busca de paz...
Me has hecho un lío con eso de lo de cientos de lunas... q si madre no hay más que una, y hay cientos de lunas, ¿ahora como me aclaro? ;)
un besote!

Turandot -

Veo que estamos intentando dejar el chocolate, eh?...

Brisa -

Bueno..... está bien...., te lo doy.... :D

Está bien poderle poner ese calificativo a alguien, la amistad es importante en los tiempos que corren... y la dulzura también.

Veo que hoy estamos todos muy viajeros, aunque tú has ido sobre seguro... caminando...

---

Tu -

Que vengan muchas, mas amigas como ella!!!(Ciertamente, dificil de encontrar)
;o)

Miramar -

Hoy, con el permiso tuyo, que estás aquí, quiero dedicar este pequeño artículo a una persona que se ha ganado a pulso el calificativo de "amiga".

Lanzo mi sombrero a tus manos MIRELLA. ¡Va por ti!, dulce amiga.

---
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres