Blogia
miramar

Lucía y los hombres

Lucía y los hombres

Me encantan los hombres. A veces son mi debilidad. Otras mi fortaleza. Y sí, claro, otras también mi perdición. De lo que nunca me arrepiento es de probarlos. Aunque probarlos signifique tener siempre a mano el bicarbonato, por si surge la indigestión.

¿Tú eres mujer?. Sí, tú que estás aquí. ¿Lo eres?. Entonces, amiga mía, sabrás que para saber a qué sabe algo, hay que probarlo. Coges un trozo, lo llevas a los labios, lo masticas despacito para percibir los distintos sabores. Y luego decides. Porque ambas sabemos que las apariencias engañan. Los filetes tiernos, al cocinarlos, pueden convertirse en suelas de zapatos. Las pastas duras, al cocerlas, se derriten. Las galletas más dulces, resultan ser saladas o con sabor a limón. Las insectos fritos, que deberían ser agrios, son dulces mangares de dioses.

Por cierto, me llamo Lucía, y,... te voy a confesar algo. Ahora que llegan los primeros calores del verano me gustan los hombres fríos. Fríos como Antonio. Hombres de una sola noche. Hombres que buscan la satisfacción del momento. Que no ofrecen nada. ¿Inconveniente?. Se terminan enseguida al igual que los helados.

No creas, como a ti, también me gusta la intensidad y la pasión.¿Has probado la paella?. Yo la probé con Julio. La contraindicación es que debes alejarte de ellos, por lo menos hasta cierta edad. Suelen ser celosos y egoístas.

¿Y qué me dices de esos que son pesados?. Los que te hartan enseguida. Me recuerdan a la miel. Si sólo es una pequeña dosis, realza el sabor; si es más... aburre.

Hmmm me estoy acordando de Juan, un morenazo, sí señor, pero sin personalidad. Ja, ja. Cómo el marisco. Que sí, que soy gallega. Lo que te decía, está rico, pero tiene una coraza y no tengo paciencia para romperla.

¿Y Luis?. Me quiere mucho. Pero es incapaz de darme un no por respuesta. No sabe qué película ver. No sabe a que bar ir. No sabe que hacer una tarde de domingo. No sabe. Hay que aliñarlo porque por sí mismo no tiene sabor. Ya sé, justo como la ensalada.

Se lo comentaba a Manuel, cuando me propuso ir a un restaurante italiano. Manuel que la pasta ha de estar en su justa medida: ni muy cocida, ni poco hecha; y, en el Di San Remo, con toda su fama, nos podemos llevar una sorpresa, porque no se paran en los detalles.

Que sí amiga, que un hombre de calidad y con la consistencia y dulzura necesaria es difícil de encontrar.

Yo no lo he encontrado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

eva -

sin pero,le doy la razon

_Mary_ -

Miramar:
En la búsqueda de "un alguien", se puede pasar toda una vida; a veces de tanto y tanto buscar... se puede uno quedar sin nada.
Saludos desde México.

Sigrid -

Pero...

Brisa -

Miramar: Este truquito de intentar compesar lo del otro post....no se, no se....
Hay que ver que confesiones que te hacen... ;P
Para llevar un poco la contraría diré, que como en todo hay que saber ser selectivo y escoger sólo lo mejor :) Si quieres comer una paella exquisita has de buscar los mejores ingredientes....Sí sólo te conformas con lo mejor al final lo encuentras y yo como siempre idealista-realista, creo que lo único que hay que buscar es alguien con ganas de evolucionar, para evolucionar juntos... (Bueno puede que se necesite alguna cosa más, bueno vale....algunas cosas más) Pero una vez lo encuentras hay que intentar que no se estropee y conserve todas las cualidades... ;)
Que lío es tarde y tengo sueño, y no estoy inspirada .... Buenas noches!!! Dulces sueños!!!

Anónimo -

bueno, es verdad ...cada vez menos personas consistentes,pero eso de andar probando y probando? podemos degustar muchos sabores y saber a que sabe sin comernos el plato entero......jjijiji, a ver si de tanto comer , quedamos indigestados y gastados....jijiji.

bueno suerte para todos y ;)tb para mi...
un beso amigo.

Moonsa -

Vaya, jeje, este post parece la "contra" al de las princesas :))) Son difíciles de encontrar, efectivamente, es que lo malo es que personas de calidad, con la consistencia y dulzura necesaria (sin distinción de sexos) cada vez hay menos. Pero no quiero ser pesimista, seguro que no se acaban, hay tantas voces, tantas vidas, que intentan darle la vuelta a todas estas miserias impuestas, que estoy casi segura de que lo conseguirán(conseguiremos?) :)))
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres