Blogia
miramar

Versos y lágrimas

Versos y lágrimas Allí estaban los dos.

A Hechicero el escenario le resultaba mágico. Y se transformó en el de siempre. Primero saludó a los conocidos y dejó a Fabiola en un segundo plano. Pero como ella lo ignoró, empezó a recitarle los versos que hubiese repetido a cualquier otra y en cualquier otro momento, convencido de que podía hacer lo que quería con las mujeres que le interesaban.

- Me diviertes-, le espetó ella. - Y me gusta tu actuación, aunque deberías mejorarla, añadirle algún que otro efecto especial más, porque empieza a hacerse monótona y a cansar a los que te conocemos. Por cierto, hay cosas que no cambian; te he visto hablar animadamente con otra mujer en la sala.-

Él se calló. No lo esperaba. Y así fue como el incidente cambió el desarrollo de la conversación. Cuando recobró el entendimiento le pudo contestar.

- A ti tampoco te importa el que esté con otras mujeres. ¿Desde cuándo te han preocupado mis juegos de una noche?. Disfruto entre la gente y me entretengo. Me gusta dar una palabra amable unas veces, o provocadoras otras, a aquellos que entran; me gusta reírme con ellos y aplaudirles a veces. Sin embargo por ti siento un gran respeto y te amo. Te amo ... sólo a ti.

- Entonces vamos, díselo a ella.

- Si ella no estuviese me casaría ahora mismo contigo y te demostraría cuáles son realmente mis sentimientos.

- Pero está. Y tú planteas hipótesis. Sabes perfectamente que no te atreves a decírselo. A dejarla.

- No. No se lo diré ahora. Pero si me das tiempo seré tuyo y se lo diré.

- Si tu me dejas, me volvería loca. Sé también que después de un tiempo me recuperaría. Y no estoy dispuesta a que me tomes o me dejes cuando te resulte más conveniente.

- Fabiola tienes que entenderlo. Deseo más que ninguna otra cosa estar contigo de verdad. Y te lo aseguro... algún día lo estaré.

-¿Cuándo?

- Sé paciente. Tú y yo estamos hechos el uno para el otro. Lo sabemos ambos. Lo supimos la primera vez que nos encontramos por casualidad. No tardaré mucho en ser parte de tu vida.

- Ya lo eres. Y no creas que voy a dejar que te apartes de mi lado.

- Pues ahora he de hacerlo; de lo contrario perderé mi empleo.

Besaron el monitor. Lo besaron ambos. Él volvió a su trabajo preguntándose si alguien advertiría que había estado con su amada. Ella, se quedó allí, inmóvil, pero una vez más sus ojos se le llenaron de lágrimas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

nancy -

que feas cosas ponen, si pueden poner cosas mejores ponganlas sino no escriban ni madres.

Anónimo -

hey you need to write more about love. from JJP

Hada -

donde están los sueños?, quizá
se fueron desganando, pero nada
te daba la suerte de ir jugando conmigo..no sé..es lo que yo creo..

Anónimo -

como quisiera ser yo esa chica de tus alucinaciones o tus realidades.......sere o no lo sere que confuso es todo...creo, que creer en esto es muy dificil
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres